¿Por qué las marcas deberían estar presentes en el Festival de Málaga?

1

Durante esta semana se está celebrando en Málaga su famosa cita con el cine, un evento que cumple en este 2019 su 22ª edición. Más de dos décadas de experiencia le han servido al Festival de Málaga para convertirse en un referente en nuestro país con un calado que va más allá de lo cinematográfico.

Son varios los motivos por los que esta celebración es un imán para las marcas. En primer lugar es importante señalar su duración, superior a una semana, que le hace distanciarse de otras grandes fiestas del cine, próximas en el calendario, como los Premios Goya o los Feroz.

El Festival de Málaga se caracteriza por tener una importantísima convocatoria de medios que le aseguran impacto social masivo durante sus días de celebración. Esta amplia repercusión mediática, generada gracias a la presencia de importantes celebrities, hace que este festival de cine sea reconocido a nivel nacional, logrando una posición privilegiada respecto a citas similares en otras ciudades cuyo calado no traspasa el ámbito local.

Leticia Dolera en el Festival de Málaga

Otro de los aspectos singulares del Festival, es que se realizan diferentes acciones durante toda la jornada, generando  eventos de día, como ruedas de prensa, y veladas nocturnas como estrenos o entregas de premios. Por ello el “escaparate” que ofrece está abierto durante muchas horas, y el tiempo de exposición para las marcas se multiplica respecto a otros eventos.

Finalmente hay que destacar que Málaga es el pistoletazo de salida del verano. El buen tiempo de la ciudad en los meses en los que se celebra su certamen de cine, marzo o abril, dependiendo del año, hace que los invitados luzcan prendas y accesorios veraniegos despertando así el interés en el cliente potencial de las marcas que ya puede encontrar esos mismos diseños en las tiendas.

Claudia Salas en el Festival de Málaga

Por todas las razones anteriores, es lógico pensar que las marcas reconozcan el Festival de Málaga como una fecha muy importante en sus calendarios estratégicos de marketing. De hecho, existen varias fórmulas para estar presentes en el festival. La principal es el patrocinio. Si una marca se decanta por este sistema deberá saber que no todos los patrocinadores cuentan con los mismos privilegios. Los patrocinadores principales, aquellos que aportan un mayor capital, se reservan los mejores espacios para colocar sus logotipos en todas las actividades del Festival, sin embargo, existe un segundo grupo de patrocinadores más pequeños a los que la organización brinda también la oportunidad de realizar acciones adaptándose a sus presupuestos.

Lo que muchas marcas desconocen es que existe una vida más allá del patrocinio para tener repercusión en eventos de este tipo. Estas vías están relacionadas con las Relaciones Públicas y la gestión de cesiones de todo tipo de productos desde los showrooms de moda a los invitados VIP con el préstamo de vestuario, calzado, joyería, etc. Con el envío de comunicados por parte de las agencias, la repercusión de una firma en los medios puede ser masiva si logra vestir a una celebrity con tirón mediático.

Sea cual sea la metodología elegida, el Festival de Málaga refuerza la idea de que un evento de estas características puede convertirse en un escaparate de lujo para marcas que quieran asociar su imagen a prescriptores VIP.

Fdo: Tomás Morales

Showroom Manager

@tomasmorales

Deja tu comentario