Las mejores técnicas para hacer un brainstorming efectivo

Foto2

La lluvia de ideas, o como mejor lo conocemos, el famoso brainstorming, se ha convertido en una de las herramientas de trabajo en grupo más necesarias y útiles en los departamentos creativos. Se utiliza buscando un objetivo creativo, y con la intención de despertar la parte más imaginativa de cada participante, que teniendo en cuenta un tema base, deben ir proponiendo posibles soluciones, historias, incluso anécdotas, hasta dar con una idea que encaje y sirva de ayuda para definir el trabajo en cuestión.

Sin embargo, en muchas ocasiones, las tormentas de ideas no resultan del todo productivas. Por ello, debemos tener en cuenta una serie de factores que pueden ayudar a facilitar el trabajo.

 ¿Cuántas personas deben participar?

 Lo ideal es que participen entre 6 y 10 personas, así nos aseguramos tener variedad de ideas y facilidad de tiempo para desarrollarlas.

¿Cuándo es mejor?

A primera hora las mentes están más despejadas y despiertas, ¡debemos aprovechar este momento perfecto!

¿Es importante una actitud abierta?

ES FUNDAMENTAL. Todo el que participe debe ser respetuoso con las ideas de los compañeros, es la única forma de que todos participen sin cohibirse. Muchas ideas locas terminan siendo un gran éxito.

Paso a paso

En un ambiente organizado se trabaja mejor, por ello es importante seguir un orden. Primero debemos presentar el problema, cuanta más información tengamos (ejemplos, datos, plazos, experiencias previas), más fácil será que surjan las ideas. Después establecemos el objetivo a conseguir, plazos y condiciones. Llegó el momento de proponer ideas de todo tipo, las más creativas y locas también tienen su espacio.

Cuando conseguimos varias opciones que pueden servirnos, debemos plantearnos los procesos de ejecución, hacemos una evaluación y selección de las ideas más factibles que podemos llevar a cabo.

Apuntar ideas

Debemos apuntar todas las ideas y hacerles seguimiento, puede que ese no sea el momento adecuado y se descarten la mayoría, pero nunca se sabe cuando pueden aprovecharse para otra ocasión en circunstancias diferentes.

Investigación por parte de los participantes

Si es posible, es de gran ayuda que los participantes se informen sobre el tema antes de la sesión. Pedirles que investiguen a la competencia, que vean ejemplos visuales, en definitiva, la información es poder.

Teniendo en cuenta estas técnicas y poniendo todas las ganas en el proyecto, seguro que a partir de ahora tus brainstormings van a ser todo un éxito.

Foto 1

María José Arévalo

Digital Marketing Assistant

Deja tu comentario